ELN-PAZ

Delegación de Diálogos ELN

COLOMBIA ES UNA NARCODEMOCRACIA AL SERVICIO DE ESTADOS UNIDOS

Entrevista del Comandante Pablo Beltrán al medio de comunicación RT.

Hola,   bienvenidos  al  programa  Entrevista,  una   vez   más   los   saludamos  desde   La Habana, Cuba,  ciudad calificada hace  unos  años  por  el Papa  Francisco como  “Capital mundial de la Paz”, en parte  por  los esfuerzos que  ha hecho  la isla  en lograr  la paz  en Colombia, primero como  garante y sede  de los  diálogos entre las  FARC y el Gobierno colombiano y posteriormente también en  las  mismas categorías de  garante y sede  en las negociaciones de paz  entre el ELN y el Gobierno colombiano.

Ese  será  el  tema de  nuestra entrevista en  el  día  de  hoy  y para  ello  tenemos como invitado al Comandante Pablo Beltrán, comandante del Ejército de Liberación Nacional (ELN)  y también jefe de la Delegación de negociadora acá en La Habana.

PB. Mi saludo a usted, a la audiencia de RT y a su disposición.

RT.  Debemos comenzar  por  lo  más   noticioso por  así  decirlo, tiene que  ver  con  los videos filtrados por  algunos medios de  prensa colombianos, en  los  que  aparece   un miembro de la guerrilla del ELN “jurándole lealtad al Presidente venezolano Nicolás Maduro”. Ya sabemos que  ha se ha dicho  desde  Bogotá, se ha acusado de alta  traición al ELN,  se le pide  explicación, quisiera comenzar precisamente conociendo su  opinión, su punto de vista con respecto a este  suceso.

PB. Conocimos que  había unas imputaciones, a  nosotros se  nos  preguntó, nosotros acá   en  la  Habana  dijimos no  conocemos  y  no  es  la  manera como   el  ELN  busca relaciones con  países garantes;  porque Venezuela desde el  año   99  es  garante  de varios  esfuerzos  de   paz   con   el  ELN,  entonces  nosotros  no   necesitamos  nuevas relaciones o abrir nuevos contactos.

RT.  Cree que  este  nuevo acontecimiento constituye un  pretexto más  para  distanciar y alejar  más  en  el tiempo la posibilidad de  volverse a sentar a negociar la paz  entre la guerrilla y el Gobierno.

PB.  Si,  desafortunadamente el  Gobierno colombiano es  una   especie de  bocina de cosas que  se  le  ocurren a Trump y a Pompeo. Hay  una  disposición de  ataque desde Colombia contra  Venezuela y dentro de  esa  disposición colocan al  ELN -si  tenemos una  fuerza en esos  2.200 kilómetros de frontera-, tratan de mostrar al ELN como  una fuerza que  actúa a  favor de  Venezuela,  dentro de  esta intención están este tipo  de videos y denuncias.

Lo curioso del  asunto es  que,  quien maneja todos esos  debates es  un  hombre que  lo nombraron para ser  el Comisionado de  paz,  pero se  ha  distinguido más  bien  es  por ser de  los  primeros en  “hacer trizas la paz”,  entonces esto es  su  línea de comportamiento, esto es un ataque más  a los esfuerzos de paz.

CÓMO HAN HECHO TRIZAS LA PAZ

RT.  Comandante muchos sectores y actores políticos dentro y fuera  de  Colombia -me refiero a instituciones internacionales, a políticos, a personalidades a partidos, a organizaciones-,  continúan  haciendo  presión  para   retomar  el  diálogo  de   paz   en Colombia. Cree  que  con  su  actitud el  Gobierno colombiano  está  aislado, ha  quedado mal  parado frente a la comunidad internacional con  estas posiciones que  ha asumido frente al proceso.

PB.  si  por   supuesto, porque en  Colombia se  dice   que   hay   que   “obtener una   paz completa”. Se hizo  un esfuerzo con las FARC y ahora con la llegada de este Gobierno – que  a nuestro juicio es  el  tercer Gobierno de  Uribe-, se  han  dedicado a despedazar ese  Acuerdo con las FARC, esto es lo primero.

Lo segundo es  que  lo  que  nosotros logramos avanzar con  el  Gobierno anterior  de Santos también lo han  desconocido, incluso gente del  Gobierno ha  dicho que  “eso  no vale  porque ellos  no  lo  firmaron”. Nosotros hicimos un  Acuerdo de  Agenda con  un Estado,  firmamos  unos  Protocolos  de   funcionamiento  de   la   negociación  con   un Estado, seis  Estados que  son  Países Garantes  son  testigos; todo   esto que  tiene un estatus de Acuerdo Internacional ellos  lo niegan.

Es  una   política general de  “hacer trizas la  paz”,   negar los  esfuerzos  anteriores  y truncarlos; hay  una  Sentencia de la Corte Constitucional que  obliga a tres Gobiernos sucesivos a darle desarrollo a los Acuerdos y avances de la paz,  la máxima Corte dice que  hay  que  proseguir y el Gobierno está en contravía de ese  mandato de la Corte.

RT.  No  solamente desmontar todo   lo  que  se  ha  logrado,  para  muchos también  es torpedear a futuro lo que se pueda  lograr, por ejemplo, quebrando la confianza con las actitudes que  han  tenido con  respecto al Cese al Fuego,  con  los  asesinatos de  líderes sociales.

PB.  Cuando  el   Secretario  Guterres  en   marzo  pidió  un   Alto   el   Fuego,  nosotros atendimos de inmediato y durante todo  el mes  de abril hicimos un  Alto el Fuego  y le dijimos al  Gobierno “corresponda,  hagamos  un  Cese  Bilateral”  y  el  Gobierno no quiso. Antes  por  el contrario, aprovechó esto como  una  ventaja militar, en  todas las zonas donde nosotros estamos escaló el ataque a los dirigentes populares y la militarización, hubo más  paramilitares en las zonas nuestras en ese  momento.

Ahora    que   la   Resolución  del   Consejo  de   Seguridad  -que    es   más    fuerte,  más perentoria-, del  primero de  julio   dice   “hágase un  Alto  el  Fuego   de  90   días   para

atender mejor la pandemia”, nosotros dijimos, tenemos disposición, pero el Gobierno también que  se  meta y hagamos un  Cese  Bilateral,  con  esos  nosotros que  estamos diciendo que  el Gobierno tiene que  dar  garantías de  que  no  va aprovechar como  una ventaja militar esto; es  más, si  el  Gobierno le  pide   al  ELN garantías de  a  que  se compromete en  esos   90  días, nosotros tenemos la  disposición de  darlas y  que  un tercero de  la  comunidad internacional sea  el  depositario de  las  garantías de  ambas partes; esta es  una  manera como  nosotros tratamos de  concretar la  propuesta de  la Resolución del Consejo de Seguridad.

EL PLAN DE GUERRA DE EEUU PESA MÁS

RT. Está  el tema de los asesinatos también.

PB. Eso sí es muy  grave, porque en Colombia ha  habido una  matanza selectiva de los mejores dirigentes  populares en  las   regiones,  son   líderes  campesinos, indígenas, afros, comunidades que  se  comprometieron con  la sustitución voluntaria de  cultivos de  uso  ilícito, las  están  descabezando porque la  orden de  Trump es  fumigar  con Glifosato; entonces  ellos   están en  un  plan de  acabar con  esas  comunidades que quieren una   sustitución voluntaria de  los  cultivos y  es  bueno recordar  que   esos planes fueron pactados bajo  el Acuerdo con las FARC.

Cuando atacan  esas comunidades  para  descabezarlas  e  imponer el  Glifosato están haciéndole un   ataque al  Proceso  de  Paz,   a  los  Acuerdos  de  Paz,   entonces no  es solamente que  desconocen lo  firmado, imponen otra cosa  que  mandó Trump, sino que  además por  la  vía  del  exterminio están debilitando y están descabezando todas esas comunidades para que  no protesten.

Igual ha  ocurrido con  los  ex combatientes, es  una  cosa  muy  triste ya van  llegando a

250   excombatientes  que   han   asesinado  desde  noviembre  del   2016, cuando  ellos firmaron el Acuerdo, y más  de medio centenar de sus  familiares también asesinados; la noticia más  grave es que  comenzaron matando uno  por  uno,  y ahora está haciendo masacres. En el sur  del  Huila, en  Algeciras, ya  hubo una  masacre donde mataron el ex combatiente y al conjunto de  sus  familiares y allegados que  estaban allí; hubo un salto gravísimo, pasaron de la matanza selectiva a la masacre.

Esto  es  muy  grave, demuestra una  voluntad no  solamente de  negar la  paz,  sino  de descabezar  las   fuerzas  que   pueden  representar  otra  alternativa  de   poder  en Colombia.

RT.  Al inicio  del  Gobierno de  Iván  Duque  comenzaron los  contactos con  el ELN  para continuar  los   Procesos  de  Paz,   sin   embargo,  pocos   meses  después  comenzaron  a retractarse y  a  buscar  justificaciones  o  a  presentar  argumentos  para   destruir  el Proceso   de   Paz   como   tal,   los   diálogos.  Ustedes  como   contraparte  se   sintieron traicionados, se sintieron engañados o era una posición que esperaban.

PB. Yo pienso que  hubo algo  de  sorpresa, nosotros aquí  en  La  Habana hicimos un esfuerzo de  paz  con  Uribe entre 2005 y 2007, o sea  no  es la primera vez  que  con  un Gobierno de  Uribe intentamos una  negociación, entonces nosotros esperábamos que esta vez ocurriera lo mismo, durante 5 meses entre agosto del  2018  y enero del  2019 hubo múltiples contactos, es  más, a  mi  alguien me  dijo  “haga la  lista” y a  mi  me sumaron 10 tipos  y formas de  contacto que  tuvimos en  esos  5 meses, incluidas las llamadas telefónicas con el Comisionado de Paz.

¿Qué  cambió? Realmente ellos  no quieren ni desarrollar los Acuerdos con las  FARC ni abrir unos Acuerdos con  nosotros. ¿Por  qué?  Es muy  simple, porque pesa muchísimo el  plan de  Guerra  de  los  Estados Unidos en  la  región; imagínese si  se  acaban las FARC, si hay  un  pacto con  el ELN, ¿todos los  pactos militares y la  militarización de Colombia, EEUU  cómo  la  justifica? Y si  se  acaban los  planes de  militarización de EEUU en  Colombia, ¿cómo hacen los  ataques contra Venezuela?, si  ve  que  hay  una lógica.

Esa   decisión  de   EEUU  de   incrementar  un   plan de   Guerra  en   la  región está  en contravía con  el  anhelo de  la  mayoría de  los  colombianos que  queremos cerrar la página de la Guerra y dar curso a los Procesos de Paz.

LA CORRUPCIÓN SISTÉMICA DEL “TODO VALE”

RT.   Hay   otro   asunto  que   está   llamando  mucho  la  atención  en   la  vida   política colombiana, en los medios de comunicación, me refiero a los escándalos de corrupción, en los que están involucrados altas  personalidades políticas del país,  altos funcionarios del   Gobierno  de   este   país.   ¿Ve  usted  alguna  relación  entre  estos  escándalos  de corrupción y este  problema de la corrupción y las  posiciones del Gobierno respecto al Proceso  de Paz?

PB. Sí, vea  solamente un  dato, durante el Gobierno de  Santos Colombia hizo  mucho esfuerzo para ingresar a la  OTAN que  es  una  alianza ofensiva, no  defensiva, es  una alianza de  Guerra y la admitieron -no  sé con  qué  calidad-, uno  de  los  requisitos que colocó  la  OTAN fue  que  dados los  niveles de  degradación que  sufrían las  Fuerzas Armadas colombianas, necesitaban hacer investigaciones internas  por  los  casos de corrupción y de vínculos muy  fuertes con  los Clanes mafiosos y los Carteles narcotraficantes.

Hicieron  un   organismo  de   contrainteligencia durante  el   Gobierno  de   Santos  y comenzaron  una   investigación,  que   para  resumirle  llegaron a   esto:  existe  una estructura mafiosas al  interior de  las  Fuerzas Militares colombianas y comenzaron aparecer los  nombres de  los  Generales corruptos aliados con  esos  Carteles,  que  se enriquecían y tenían propiedades más  allá  de  las  que  les  permitían sus  sueldos,  y

¿sabe  usted  qué   hizo   el   Gobierno  de   Duque  tan  pronto  llegó?:  Disolver  este organismo de contrainteligencia, ¿qué  mensaje deja esto?

RT. Usted ha dicho  en varias ocasiones que es Washington, la Casa Blanca,  el Gobierno estadounidense el  que  está  detrás de  todo  lo  que  ha  sucedido con  los  diálogos. Este criterio, este  punto de  vista, ¿no  les  resta un  poco  de  responsabilidad a la burguesía colombiana, a figuras como  el ex Presidente Uribe  o al actual Presidente Iván  Duque? ¿No sería  como  ponerlos a ellos  en la categoría de instrumentos y no de protagonistas?

PB. Esto  es  como  una  simbiosis en  la  que  cada uno  gana, ¿qué  quiere decir esto? A EEUU  le  interesa su  plan de  Guerra  contra Venezuela, porque quiere recuperar  la mayor reserva petrolera del  mundo: ¡300 mil  millones de barriles de petróleo!, ellos todavía no  se  resignan a  perder esto, entonces hacen esas acciones de  Guerra con este fin.

Uribe y en particular Duque tiene encima unos cargos gravísimos, desde marzo se ha demostrado que  los  principales Carteles de la cocaína en  Colombia por  medio de  sus grupos paramilitares,  presionaron  y  compraron  votos que  hicieron posible que  él ganara la segunda vuelta presidencial en junio de 2018; este es un  Gobierno que  está puesto allí,  por  las  armas de  los  Carteles y por  lo dineros de  los  Carteles. ¿Qué  tipo de legitimidad tiene este Gobierno? ¿EEUU qué  ha dicho?: Cero.

¿Qué  debería decir EEUU?  Que  es  una  narcodemocracia, pero eso  no  se  les  ocurre, pero cuando hubo un  caso  parecido por  allá  en  los  años 90,  no  había un  funcionario de  Washington  en  el  Departamento de  Estado, que   todos los  días   tan pronto se levantaba gritaba:  “Colombia es  una   narcodemocracia”, pero hoy  nadie dice  nada; entonces, ¿por qué  no quitan a Duque y a Uribe?, porque les  sirven. Si es una narcodemocracia, es su narcodemocracia, esto no les importa.

Así ganan Uribe y Duque porque siguen en  un  Gobierno que  tiene unos perfiles cada vez más  tiránicos, y gana EEUU porque este Gobierno le permite todos sus  planes de Guerra en la región, entonces cada uno  gana.

LOS OBJETIVOS QUE ATACAN LOS EEUU

RT.  De  hecho   también ha  sido   un  argumento  para  atacar   a  Cuba,  porque muchos analistas aseguran que ha sido  la justificación para  incluir a Cuba en la lista  de países

elaborada por EEUU-, que supuestamente no colaboran lo suficiente en la lucha  contra el terrorismo.

PB. Sí claro, porque es  que  el plan de  Guerra  de  EEUU en  la  región es  contra Cuba, Venezuela,  Bolivia, Nicaragua,  el  Alba;   el  objetivo  de   ataque  es   amplio  y  ellos aprovechan cada oportunidad para desarrollar sus  planes de Guerra y ahí  cae Cuba.

R.T.   ¿Qué  les   diría   usted  si  tuviera  la  oportunidad  de  hablar   con   ellos,   de  que escucharan  su   criterio?  ¿Qué   le   diría   usted  a   los   funcionarios  estadounidenses encargados de  elaborar esas  listas, usted como  jefe  de  una  Delegación de  Paz  en  un país  que funge como  garante y como  sede  a la vez?

PB. Ellos  tienen un  problema muy  grande, porque el  Departamento de  Estado -que son  los  diplomáticos de  EEUU-,  desde que  llegó  Trump lo  están desmantelando; si usted le pregunta a cualquier diplomático de carrera: “mire, éste es el Protocolo que firmó el  Estado colombiano con  el  ELN -con  este Protocolo fue  que  vinimos aquí  a Cuba-, ¿usted como  conocedor de las  leyes  internacionales qué  dice?”, dirán, hay  que respetarlo,  pero  resulta  que   a   esos    diplomáticos  que   saben  el   valor  de   esos Protocolos, los están echando del  Departamento de Estado, fíjese que  es un  problema interno de ellos.

El Gobierno no  tiene problema para decir que  el  Protocolo no  vale  y que  nosotros estamos  aquí   ilegales,  cuando  nosotros  llegamos a  Cuba   en   2018   fue   porque  el Gobierno y nosotros le pedimos a Cuba  como  País  Garante, venir a esta isla  a instalar la  Mesa  de  Conversaciones y si  no  hay  Conversaciones existe un  Protocolo para el retorno nuestro, que  es el que  niega Duque y Uribe.

LA DECADENCIA DEL RÉGIMEN DE URIBE

R.T.   Hay   un   fenómeno  sobre   el  cual   yo   quiero preguntarle Comandante y  es  el fenómeno Uribe  ¿cómo  se  puede  evolucionar desde  un  político tan  importante y tan influyente a un  político en  el que  ya  muchos aseguran presenta una  carrera  política acabada?

PB. Hace  unos años a un gran jefe  mafioso de Medellín que  se llamó Don Berna -es de los  herederos del  Cartel de  Pablo   Escobar-, le  preguntaron, ¿usted cómo   define a

Álvaro  Uribe?, y esto dijo:  “él es el rey  del  mundo y del  inframundo”, eso  es Uribe en Colombia, pero ese  régimen doble de lo legal  y lo ilícito está siendo cuestionado, eso es lo más  importante.

En octubre del  año  anterior por  primera vez  la Corte Suprema lo llamó a juicio, por algo   menor, pero lo  llamó, porque él  era intocable, nadie lo  llamaba y  el  que  lo llamaba se moría y el testigo que  atestiguaba contra él se moría, era  en serio la cosa, pero la  Corte lo  llamó. También en  los  estadios, en  las  calles la  gente comenzó a abuchearlo.

De las cosas que  más  le ha causado desgracia a Uribe fue irse totalmente en contra de los  Acuerdos de  Paz,  por  ejemplo, el  año  anterior cuando él  arremetió muy  fuerte contra la  Justicia Especial para  la  Paz  (JEP), amplísimos  sectores  de  Colombia le dijeron no, no, no, por ahí  no; entonces, él ha perdido peleas.

Con esa  pérdida de pelas y ese  llamado a juicio, comienza a haber en la sociedad colombiana un  signo de  interrogante sobre él  y un  llamado: Uribe ¿por qué  no  se retira? ¡Váyase a cuidar los nietos!

Quiere decir que  sí están cambiando cosas en Colombia. Y el Proceso de Paz -para los que  lo atacan y para quienes lo defendemos-, ha  sido  un  campo de batalla duro, y en

esa  batalla, si bien  Uribe ha hecho cosas graves, también ha perdido batallas y esto le causa un mayor aislamiento y arrinconamiento como  político.

R.T.  Hay  nuevos actores políticos en Colombia, figuras nuevas con una posición mucho más  positiva respecto a la paz,  muchos en el mundo piden  esa paz,  vamos a soñar  que un  día  la paz  es lograda, que  se firme un  Acuerdo de Paz entre el ELN  y el Gobierno, ese  estrechón de  manos que  seguramente se  darán   los  líderes de  ambas partes, se podrá  esperar también en la sociedad colombiana, ¿se podrán estrechar y convivir un antiguo guerrillero con alguien que supuestamente fue víctima de la guerrilla?

PB. En Colombia existe un  escritor del  estilo de  García Márquez, muy  bueno, que  se llama William Ospina -él  además es  historiador-, a  quien le  preguntaron: maestro

¿cómo ve  usted la  paz?  Dijo  vea,  en  Colombia llevamos 70  años en  que  cada 15 el Gobierno  de  turno  llama un   Proceso  de  Paz,   que   lo  reducen a  tres  cosas: uno, desmovilizan una  guerrilla; dos,  a la guerrilla que  se desmoviliza le echan la culpa de todo; y tres, Colombia no cambia. Vea la profundidad de lo que  él dice.

Un proceso de  paz  tiene que  mover cosas estructurales  muy  fuertes en  Colombia, le digo   una,  García Márquez se  volvió   muy   famoso porque hizo   los  estudios de  las guerras  civiles del   siglo   XIX, hizo   nuestra  mitología de  la  violencia, con   lo  que demostró una  cosa: las  clases dominantes en Colombia en el ADN llevan el extermino y la  exclusión violenta del  contradictor, ellos  nacen así  y como  ellos  son  las  clases hegemónicas inoculan esto en el conjunto de la sociedad.

¿Cuál  es  el trabajo de  Uribe?, polarizar y para polarizar, ¿qué  hace?, decir mentiras para sembrar odios, para después poder exterminar.

Primero se mataban entre ellos  y en los últimos 60  años, enfilan la Guerra contra los dirigentes y las  fuerzas populares. Entonces, desactivar ese  ADN es un  esfuerzo muy grande que  está haciendo la sociedad colombiana, para que  no todo  sea  odio,  que  no todo   sea   polarización, para que  tengamos un  destino  común y  que  así  pensemos diferente,  todos  somos  colombianos y  podemos  luchar  por   un   país   mejor;  esta realidad va a ser  dura de remontar pero se está remontando que  es lo importante.

El  Proceso  de  Paz  con  las  FARC creó   una   especie de  ‘llamita  de  esperanza’  y  el esfuerzo  que   existe  hoy   es  que   no   se  apague,  y  que   sea   una   gran  hoguera de esperanza que  cambie a  Colombia; en  este sentido es  que  se  está trabajando, pero hay  sectores que  van  siendo aislados, pero todavía tienen mucha fuerza.

R.T.  Solo  me  queda  agradecerle estos minutos dedicados a RT en español, y darle  las gracias por esta  entrevista.

PB. Este es el esfuerzo, puesto que  el primer aporte a la paz,  es que  haya verdad y se digan las cosas como  son.  Muchas gracias.

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

Dejar una contestacion

© 2020 ELN-PAZ

Tema de Equipo Digital ELN